Hasta ahora, no se han encontrado más que goteras en el nuevo Hospital Hidalgo, construido por una de las empresas acusadas por el socavón en el paso exprés de Cuernavaca

Aunque la Auditoría Superior de la Federación (ASF) señaló deficiencias en la obra del Nuevo Hospital Hidalgo, el director del nosocomio, Armando Ramírez Loza, aclaró que por el momento sólo se ha identificado la filtración de la lluvia a través de ventanas mal selladas, lo que la Secretaría de Infraestructura y Comunicaciones (Sicom) ya mandó corregir.

“Hasta ahorita el personal del Hospital Hidalgo, Issea y Sicom no ha encontrado problemas graves, incluso parte de la bitácora que se está llevando a diario se levanta si hubiera algún detalle en la construcción”, señaló en entrevista colectiva.

Por otro lado, reveló que se planea junto con asesores externos la mudanza al nuevo inmueble, proceso que ya comenzó con las áreas de Archivo y Almacén. La migración irá de menor a mayor complejidad, hasta terminar con Terapia Intensiva y Oncología.

“Las pruebas ya se están haciendo en lo que es gas, succión, agua, agua caliente, todo eso ya se está trabajando desde hace un tiempo para incluso hacerlo ahorita que lo tenemos vacío”. Se prevé que el nuevo Hospital Hidalgo opere al 50 por ciento de su capacidad a partir de diciembre, en espera de que la apertura del nuevo Hospital General de Zona 3 del Imss despresurice la demanda de pacientes.

 

Redacción