La renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) trae oportunidades de mejorar las condiciones de los transportistas mexicanos, manifestó el presidente estatal de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), Roberto Díaz Ruiz. Desde la firma del acuerdo comercial, hace 23 años, el sector enfrenta desiguales para prestar el servicio en Estados Unidos y Canadá, aunque empresas de ambos países sí lo hacen en territorio nacional.

Por eso, con la esperanza de conseguir un trato igualitario, la Canacar nacional pidió a las autoridades participar en las revisiones previstas para mediados de año. Uno de los asuntos pendiente es permitir al transporte nacional trabajar en vecino país como estaba previsto en el documento:

“Pusieron a los sindicatos de choferes, los más fuertes de EU, a impedir que entrara el transporte mexicano y una vez que se hizo un programa piloto, después de una serie de condiciones que incluían revisar las instalaciones y operación de las empresas, muchas lograron calificar pero luego entraban a terreno estadounidense y los estaban infraccionando cada cien o 200 millas, hubo vehículos que acumularon hasta tres infracciones de ir de Laredo a Chicago o de Laredo a Nueva York y con multas de dos a tres mil dólares.

Ahí se acababa la posible utilidad que pudieran haber tenido, por eso dejó de interesar a los mexicanos trabajar en esas condiciones”, detalló. Por este motivo, la revisión del TLCAN trae más esperanza que preocupación a la industria del transporte de carga, pues “pudiera recuperarse lo que por derecho nos corresponde”.

 

Redacción