Actividades laborales y académicas no alcanzan la totalidad de las poblaciones carcelarias

Para el ombudsman local, Jesús Eduardo Martín Jáuregui, ninguno de los cuatro Centros de Reinserción Social (Ceresos) del estado está cumpliendo su objetivo de reinsertar a los internos en la sociedad.

“Los talleres y la escuela no están dando ocupación y preparación a todas las personas recluidas (…), en el caso del Centro de Mujeres trabajan 20 personas en menos de 20 metros, en el de El Llano sólo se trabaja exclusivamente la carpintería y en el de Aguascalientes se sacrificaron áreas destinadas a esto pues fue pensado para 200 personas y actualmente suman más de 900”.

Por otro lado, el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Aguascalientes (CEDHA) confirmó que familiares de los presos del Cereso Aguascalientes hicieron llegar una carta anónima para denunciar malos tratos, entre ellos, deficiencias en los alimentos y tocamientos inapropiados a las visitantes.

Aseguró que después de acudir personalmente a las bodegas y a la cocina donde se almacenan y preparan la comida destinada a los reos, no se encontró la situación que se denuncia, que parte de su dieta fue sustituida por sopa instantánea Maruchán.

Sobre los tocamientos inadecuados a las mujeres que ingresan al penal, pidió ponderar, argumentando que no se pueden suspender y que deben ser practicadas por otra mujer en presencia de un familiar o conocido. Martín Jáuregui dio a conocer que en el mes de abril, inspectores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) visitarán los Ceresos de Aguascalientes.

La última inspección a las cárceles del estado tuvo lugar en octubre de 2016, a partir de ahí se emitió una recomendación general en diciembre del mismo año pidiendo mejorar la atención médica, el abasto de agua potable, la calidad de los alimentos y las cobijas para protegerse de la temporada invernal.

 

Redacción