Aguascalientes está conociendo verdaderamente la cara de los panistas de doble moral

La Presidenta del Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI, Norma Esparza Herrera, denunció que la administración estatal además de ser inoperante ejerce un terrorismo laboral en los trabajadores que los mantiene atemorizados por perder su fuente de empleo, violando de manera grave y masiva los derechos humanos de las personas Norma Esparza reveló que diariamente acuden a la sede del PRI por lo menos 5 personas entre despedidos y trabajadores en funciones para pedir asesoría jurídica y que con eso puedan exigir y hacer vales sus derechos laborales ya que están siendo despedidos, condicionados, maltratados y humillados.

“Las oficinas de gobierno del estado se han convertido en agencias de colocación de empleo de los cuates de quienes ocupan la titularidad de las dependencias, ahí tenemos las propias declaraciones de Javier Luévano Núñez, de la Secretaría General de Gobierno quien señaló que desde el primero de diciembre más de 40 servidores públicos fueron echados a la calle, de manera extraoficial tenemos conocimiento que son más de mil 800 despidos injustificados y no los que señala el funcionario estatal”, afirmó.

Señaló que otro caso lamentable además del Instituto de Servicios de Salud del Estado (ISSEA), en el que renunció Jesús Ortíz Domínguez, mismo que no cumplió ni un mes como titular de la Dirección de Administración porque algo ha de saber y al no querer ser comparsa mejor se fue, tenemos también el reciente caso de Radio y Televisión de Aguascalientes. “Martín Orozco señaló que tendría una administración austera, pero de manera contraria están echando a la calle de manera humillante, con amenazas y casi a empujones también a personal de la televisora local para pagar compromisos de campaña con cargos presumiblemente inventados y de seguro con altos salarios, ya que existen trabajadores que nos denuncian que les faltaba un año o dos para jubilarse y eso no lo tomaron en cuenta”, abundó.

Puntualizó que Aguascalientes está conociendo verdaderamente la cara de los panistas de doble moral pues desmintió además las declaraciones del presidente con licencia del Comité Directivo Estatal (CDE) del PAN, Paulo Gonzalo Martínez López, al salir a justificar la inoperancia del actual mandatario y repartir culpas de su misma ineficiencia e ineficacia.

Para concluir denunció que el PAN no solamente está despidiendo al personal sino que bajo amenazas se les trata de obligar a firmar cartas de retiro con cantidades irrisorias de liquidación o sin un solo peso, coartando así el derecho que tienen de recibir una liquidación justa según lo marca la Ley Federal del Trabajo, ya que de lo contrario serán boletinados con una mala propaganda para ponerles dificultades y no tengan acceso a una nueva fuente laboral, situación contraria a lo que señala el mismo ordenamiento federal laboral.