A la militancia priista en Aguascalientes.

 

Señor Gobernador: “A veces el traidor se hace más daño a si mismo que al traicionado”.

 

Considera a quien esto te escribe, un priista institucional y en otros tiempos tu cercano colaborador. Pasada la derrota del 5 de Junio, misma que fue uno de los peores fracasos en la historia del partido en Aguascalientes, te escribo esta carta para mostrar mi inconformidad, y el sentir de toda la militancia del PRI en nuestro Estado.

 

Carlos, siempre me gusto decirte las cosas de frente. Sin embargo, para nadie es un secreto, como has usado la Fiscalía Estatal para ensañarte con las familias de quienes han tenido la osadía de ser políticamente contrarios a tu posición o te han tratado de abrir los ojos. Hoy te comparto mis reflexiones desde el anonimato aunque estoy seguro que sabrás quien soy, me da valor la falta de elementos para poder destruirme como los has tratado de hacer con otros. Tú, Carlos, eres el gran responsable de los resultados catastróficos de la pasada elección, como de todas las anteriores.

 

Tú soberbia traducida en una campaña de brazos caídos y confrontación, y en la imposición de un candidato en la figura del Dr. Ríos, que aunque hombre capaz, y de gran disciplina hacia el partido, su único mérito fue formar parte de tú selecto grupo político. Sabías bien, que su candidatura sería un ancla para Lorena, sabias que el Dr. no estaba en el ánimo de la propia militancia, y menos aún en el de la ciudadanía; y aun así te empecinaste en impulsarlo, y con ello, a pesar de que te dices priista, traicionaste al PRI, traicionaste a Lorena, como en su momento lo hiciste con el Lic. Javier Aguilera. Gracias a ti, perdimos la mayoría en el Congreso, la presencia de los municipios y la Gubernatura. Pudo más ese ego y orgullo tuyo, que el respaldo al PRI, la casa de la cual te has beneficiado por 40 años.

 

Buscaste la salida fácil, y pactaste candidatura y apoyo para el PAN a la Gubernatura a cambio de impunidad, y estabas seguro que esto lo tendrías en el Alcalde Antonio Martín del Campo y en su hermano Leobardo; era evidente que ni la Licenciada Lorena, ni Martín Orozco, se prestarían a tapar tus fechorías, y mucho menos a continuar tus negocios, en cambio con los hermanos Martín del Campo, tu impunidad estaba garantizada.

 

Hiciste oídos sordos a las recomendaciones y señales de priistas leales e institucionales, desdeñaste a cuadros políticos con trayectoria y militancia para en su lugar regalar tu oído a apestados en tu propio gabinete como Carlos Penna, y a tu séquito de aduladores encabezado por tú sobrino, por Eduardo Rocha, por Francisco Chávez, y tantos advenedizos nuevos priistas, incluso permitiste que Penna filtrará los audios de la Lic. Lorena, donde se involucra directamente al Lic. Osorio Chong, restándole margen de operación a la impugnación, en una clara afrenta y traición a la imagen del Sr. Presidente de la República. Ahora no es posible que trates de imponer a tu hijo como Presidente del partido en el Estado, de verdad que has perdido la cabeza; todos en el partido sabemos que tú hijo vive en la exclusiva Condesa, en la Ciudad de México, también conocemos de sus cofradías amorosas con altos funcionarios, y de su séquito de escoltas, seguridad personal en la Ciudad de México pagada con los impuestos de los Aguascalentenses; pero eso pudiera ser lo menos cuestionable, es evidente que alguien así, continuaría la trayectoria de derrotas a las que todos los presidentes que has impuesto nos han llevado.

 

Recuerdas lo gris de Guadalupe Ortega, quien impuso a sus familiares en espacios de gobierno, los hermanos Guel y sus problemas con el alcohol, y la actual Presidenta Norma Esparza, a quien su ineptitud y falta de pericia le nublaron la vista para promover una impugnación fuerte y con elementos jurídicos, como la documental de 2800 votos no contabilizados para la Lic. Lorena, en lugar de promover una impugnación mediática y filibustera.

 

Carlos, la operación política de tus asesores ha sido “pulcra y eficiente”, al grado de que dos de tus mayores contrincantes políticos resultaron candidatos a la Gubernatura, y a quienes te empecinaste en desdibujar Citlalli Rodríguez, y Roberto Padilla, hoy se han vuelto lo más afianzados en el Partido. Carlos abre los ojos y reconoce que existen mejores cuadros que tu hijo en el Partido, gente más preparada y y reconocida por la militancia como Tavares, Kike Rangel, incluso hasta la propia China Aguilera.

 

Recuerda cuando antes de la elección de candidatos, ante el Consejo Político del partido, el CEN y Manlio Fabio Beltrones, difamaste e insultaste a la Lic. Lorena Martínez, obviamente no de frente, pero los improperios que lanzaste fueron invariablemente acompañados del fétido aliento alcohólico que te caracteriza, olvidando así, el gran apoyo que fue su figura para tu campaña. Sabes muy bien la traición que le hiciste al Lic. Javier Aguilera, a quien primero ensalzabas como un gran conocedor del derecho y hombre de Estado, y a la postre, lo difamaste y humillaste ante la opinión pública.Te empeñaste en destruir la imagen del hombre a quien meses atrás alababas, quien fuera un verdadero apoyo en los primeros años de tu gobierno, y hoy te pone el ejemplo.

 

Él no te ha traicionado, su silencio es disciplina institucional. Carlos, en tú gobierno no hubo transparencia, en el partido no hubo lealtad ni merito, como no hubo progreso para todos en Aguascalientes, hiciste con la bancada en el Congreso lo que quisiste, nos ninguneaste, y desairaste tantas veces; los únicos beneficiados de tu mandato han sido tú familia, y tus etílicos amigos, empezando por tu sobrino ahora nuevo millonario, tus concuños, los sospechosos concesionarios de la jugada, los terratenientes empresarios automotrices a quienes regalaste el patrimonio de Aguascalientes, los nuevos notarios, como Fernando González de Luna y tu flamante Secretario de Gobierno, Sergio Reynoso.

 

Los fraudes en los taxis ecológicos, el desfalco que permitiste en el IEA, el despojo del ruedo de la Villa Charra, lugar de tradición, hoy convertido en estacionamiento, y ahora ya instalado en tú rancho del Llano “La Campana”, al que todos alguna vez fuimos, finca polvorosa, ahora convertida en residencia palaciega, a costillas de Juan pueblo, y ni que decir de la cantera de la Plaza de Armas, tu saciedad no tuvo freno ni ante símbolos de nuestro Estado, estos son desfalcos que ni siquiera en los tiempos del viejo régimen se hubieran permitido y tolerado.

 

Es momento de hacer maletas Carlos, ordena lo que puedas en el palacio, porque hay muchos frentes desde los cuales se puede fincarte responsabilidades; te quedan escazas seis semanas en el cargo, mírate en el reflejo de los Gobernadores Duarte, sería muy lastimoso para tú familia, y la institución que alguien con tú trayectoria terminara como un vil prófugo de la Ley.

 

Por el bien del partido y el tuyo propio, retírate de la vida pública después del primero de diciembre, disfruta tus bienes, y tus recuerdos, reconcíliate con tu señora esposa y procura a tu familia, tu salud Son las cosas que realmente tienen valor en esta vida. Te deseo lo mejor, y recuerda lo que dijiste cuando tomaste el poder en el 2010.

 

¡Qué viva el rey!. Carta enviada por: Restauración PRI Aguascalientes