El semanario británico The Economist advirtió que una eventual derrota del candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, sólo resolvería uno de los problemas por los que atraviesa la moneda mexicana, debido a que la economía pasa por distintas tormentas.

Los inversionistas en México, alerta el medio británico, se encuentran entre los que ovacionan “el sólido desempeño de Hillary Clinton en el debate presidencial estadunidense el 26 de septiembre.

El peso de ese país ha perdido 12% de su valor frente al dólar este año”. Y recuerda que tras ello la moneda mexicana subió en 2%. También reconoció que “el vínculo entre el peso y las posibilidades de Trump de llegar a la presidencia parece bastante claro.

El republicano ha hablado en voz alta de retirarse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el aumento de tarifas en las importaciones de México y gravar las remesas. ¿Qué tan realista algo de esto es, y qué efecto tendría sobre la economía mexicana? No está claro. Pero su política comercial agresiva da a los inversores mucho de qué preocuparse”. Luego señala que sólo en el mes que termina la caída del peso mexicano ha sido muy significativa.

Así, el dólar derrumbó la barrera de los 20 pesos influenciado por las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Y apenas el jueves 29 la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) decidió elevar 50 puntos base su tasa de referencia, a 4.75, desde un previo de 4.25. Es el tercer incremento en lo que va del año. Sin embargo, esa decisión no impulsó la moneda mexicana.

El dólar quedó en 19.90 pesos en ventanillas de Bancomer, 6 centavos más que un día anterior. The Economist también refiere que el “descenso del peso molesta al gobierno mexicano porque llama una atención no deseada al país”. Y cita a Luis Arcentales, analista de Morgan Stanley: “Los inversionistas se preguntan si hay algo malo en México que no están viendo”.