La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Aguascalientes en conjunto con el IEA de acuerdo a resultados preliminares de un estudio relizado en las escuelas relacionado con el consumo o venta de drogas es un problema cultural donde las actividades delincuenciales se han vuelto una aspiración en la vida de los muchachos, dijo en entrevista el Ombudsman Jesús Eduardo Martín Jáuregui.

"Para muchos jóvenes que tienen cancelado un futuro que no ven una posibilidad de un trabajo, que no ven una posibilidad de desarrollo personal ven incluso trabajar con grupos organizados de la delincuencia como una posibilidad".

Esto aunado a la modificación hecha al nuevo sistema de justicia penal está provocando que muchos jóvenes menores de edad sean captados por los grupos de delincuentes. Para la comisión hay en particular tres municipios de los que están preocupados por el acceso que los menores tienen a las drogas, que son Jesús María, San Francisco de los Romo y Calvillo.

El trabajo que puede hacerse en estos casos es que en las escuelas a través de los maestros puedan detectarse tempranamente a los menores involucrados con droga para turnarlos a cebteos especializados para su tratamiento.

En otro tema agregó que junto con el Poder Judicial comenzaron ya visitas a penales donde siguen encontrando deficiencias en la infraestructura que ya habían sido señaladas anteriormente por la CEDHA, aunque si hay otros aspectos que han sido atendidos como la distribución de los internos, la separación de los sentenciados de los acusados, entre otras.

 

MODI