Está en riesgo los dos principales logros de la Ley de Agua aprobada por el Congreso del Estado, que son evitar los cortes de agua y dotar a las escuelas y los hospitales de agua sin pago alguno, esto debido a la controversia constitucional interpuesta por el municipio de Jesús María, cuya resolución se espera aproximadamente en 22 días de parte de la Suprema Corte de Justicia.

En rueda de prensa, el diputado Jesús Rangel de Lira argumentó que la resolución de la corte es inapelable y en caso de que le dieran la razón al municipio de Jesús María quedaría completamente anulada la posibilidad de que las personas puedan tener derecho al servicio básico del agua independientemente de si están o no al corriente de sus pagos, así como el acceso a este bien en el caso de las escuelas y los hospitales.

Desde la percepción de Rangel de Lira existe complicidad entre la concesionaria y las autoridades de Jesús María, en primera instancia porque CAASA cuando perdió el amparo agotó todas sus posibilidades de revertir los efectos de esta ley y según el legislador los argumentos interpuestos por la autoridad para declarar la ley inconstitucional, son exactamente idénticos.

Rangel de Lira lamentó que esto pudiera llegar a ser una realidad pues dijo el agua es un derecho humano que no tendría razón para supeditarse al interés económico ni de un particular, ni de una autoridad.

 

MODI