Activistas piden a la autoridad su protección como área prioritaria para su conservación

 

Los activistas que protegen la zona del arroyo de Cobos tienen registro de al menos cuatro ocasiones en las que han depositado desechos de manejo especial, específicamente material utilizado en el área de salud, específicamente material utilizado en el área de salud poniendo en riesgo no solo la zona aledaña del arroyo sino a los pobladores cercanos e incluso a los guardabosques que aunque están capacitados para el manejo de estos materiales corren peligro, dijo en entrevista Miguel Vázquez Sánchez, uno de los activistas que más ha defendido esta zona como un área prioritaria para la conservación.

Hace casi un mes, el equipo de guardabosques tuvo un hallazgo, encontraron a las orillas de la presa de los Pargas una bolsa negra de plástico grande que contenía alrededor de 300 bolsas para diálisis, de inmediato dieron parte a la PROFEPA que es la instancia encargada de vigilar el adecuado manejo de los desechos tóxicos.

Se procedió a recoger el material con equipo especial y se trasladó a un área de incineración que realiza la PROFEPA para evitar que al estar expuesto a la intemperie este material traigo consigo algún tipo de contaminación.

El activista lamentó que muchas veces hay quienes se dedican a brindar algún tipo de servicio de salud y no están dispuestos a pagar por este servicio de confinamiento de sus desechos que sin duda tiene un costo y prefieren deshacerse del material en cualquier sitio a campo abierto que implican un grave riesgo.

Desafortunadamente ni en este ni en los casos anteriores se ha podido hacer alguna detención o multa por infringir la ley en cuanto al confinamiento de estos residuos, porque en realidad son pocas las evidencias que se encuentran en el lugar de los hechos como para fincar responsabilidad, lo que es una realidad es que áreas naturales como esta siguen siendo usados como tiraderos de basura.

 

MODI