A

utoridades gubernamentales y representantes de la Iglesia deben tomar su responsabilidad y evitar fomentar el odio, en lugar de la igualdad

 

Posterior el fallecimiento de un joven en la XV marcha por el Orgullo Gay celebrada en Aguascalientes, el Presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, Jesús Eduardo Martín Jáuregui, calificó de preocupante que la respuesta de gran parte de la sociedad tenga tintes homofóbicos.

"Son lamentables todas las reacciones de una buena parte de la sociedad de Aguascalientes, hemos encontrado comentarios homofóbicos. Eso nos indica que tenemos que trabajar mucho todavía como sociedad para el respeto, no de esta comunidad en particular, sino de todas las posiciones y posturas sociales. Lo que hemos visto en las redes sociales preocupa porque en algunos casos se habla de que fue un castigo por su comportamiento y en otros celebran que eso haya ocurrido, son comentarios que nos parecen muy preocupantes. Hemos crecido bastante, pero nos damos cuentas de que hay focos rojos, persiste una visión homofóbica. Tenemos que trabajar mucho en la Comisión para que se sociabilice el respeto por las diferentes posturas”.

Martín Jáuregui agregó que es necesario que tanto las autoridades gubernamentales, como las eclesiáticas; tomen su responsabilidad y dejen de fomentar el odio, en lugar de la igualdad. En el caso de los legisladores locales, el Ombudsman apuntó que no legislar los matrimonios igualitarios será una de las grandes deudas de ésta Legislatura.

“Si uno escucha los comentarios de algunos dignatarios y los contrasta con la opinión del jefe máximo de la Iglesia Católica, que manifiesta incluso que hay que pedir perdón a los homosexuales por el trato que se les ha dado socialmente; hay un desconcierto en la sociedad, porque no se entiende la postura. Por otra parte, es increíble que ante una posición determinada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que tiene la última palabra en materia jurídica, en donde queda claro que es inconstitucional la definición de matrimonio como una unión que tenga la finalidad de la procreación, o que sea exclusivamente entre parejas heterosexuales; es absurdo que el Congreso hable de consensos, o de si es adecuado discutirlo, no tienen opción, ya lo determinó la SCJN. Es una de las grandes deudas que dejará la Legislatura”.

Redacción