La solicitud de renuncia de Agustín Basave de la dirigencia nacional del PRD, en nada afecta a la dirigencia estatal del partido, así lo confirmó su dirigente, Emanuelle Sánchez Nájera, quien agregó que mantenía una relación de sana distancia con el académico.

"Para nosotros dentro del estado podemos concluir que la presidencia tuvo sus altibajos, con respecto a Aguascalientes el trato fue cordial, respetuoso, por momentos de una sana distancia, que en buena medida debiera ser con la mayor parte de los comités estatales".

El dirigente estatal agregó que su partido se siente fortalecido de cara al 2018, en donde "la izquierda podría tener una oportunidad". "Es una presidencia que deja buenos resultados, que deja asentadas las bases para lo que viene, que es el 2017 en donde de continuarse la línea con la que de manera nacional se ha venido avanzando respecto a la conformación de coaliciones amplías para enfrentar al PRI, hay una posibilidad interesante para la izquierda en 2018".

Tras la salida de Basave, es posible que quede al frente Beatriz Mojica, secretaria nacional del partido. Lo anterior se decidirá en un Congreso Nacional a celebrarse el próximo 2 de julio.

"La presidencia de Basave, que bien vino a temperar los ánimos caldeados que existían en su nombramiento ahora ya no está sirviendo para eso. Sigue sin poder amalgamar posturas claras de las corrientes internas y que es gran parte del esfuerzo que hace un presidente, el de poder conducir las opiniones al interior del partido, en este momento no está sirviendo para eso. Creo que es el momento idóneo para el cambio.

Las alianzas no son una estrategia ni equivocada ni ilegal, lo malo es cuando se hacen entre partidos que no tienen una agenda clara", finalizó Sánchez Nájera.

 

Redacción