"Hacemos un llamado al gobierno estatal y federal para que no vayan a abandonar a estos productores, porque desgraciadamente muchos de ellos han perdido el cien por ciento de su patrimonio..."

 

Debido a la distribución de cerca de 140 toneladas de pollina contaminada en Calvillo para alimentar a cabezas de ganado, las muertes de los animales podrían aumentar a dos mil. Hasta el momento, según lo señalado por Javier Luévano Núñez, presidente de dicho municipio, han sido contabilizadas mil cien cabezas de ganado perdidas.

La situación a afectado a alrededor de 60 ganaderos, a algunos con la pérdida total de su ganado y a otros con la afectación de entre el 50 y 70 por ciento de sus animales. “Primero tenemos que ubicar a los productores afectados, que son cerca de 60, mucho de este ganado sí cuenta con su registro.

Hacemos un llamado al gobierno estatal y federal para que no vayan a abandonar a estos productores, porque desgraciadamente muchos de ellos han perdido el cien por ciento de su patrimonio con la muerte de todo su ganado, otros van de un 50 a un 70 por ciento de la pérdida de su ganado. Ahorita se están levantando los registros de productores, el ganado que tenga arete hay una garantía de que recibirán los apoyos, mucho ganado no cuenta con esto pero se está levantando también un registro de evidencia física para que en su momento ojalá y también pueden ser apoyados, se hablan de ciertas cantidades que no están claras, aún no podemos definir los apoyos”.

Llueva Núñez aseguró que se están poniendo en práctica los mecanismos necesarios para evitar que la carne contaminada de dichos animales llegue a la mesa de las familias.

"Nosotros en el municipio tenemos el rastro blindado, se han tomado las medidas necesarias para que esta carne o estos animales no lleguen al consumo humano, hemos ampliado la fosa en el mismo rastro para que sean depositados aquí los animales de los productores. El día de ayer comenzamos con otra fosa que estará cerca de la Sierra Fría y pretendemos realizar otra en el poniente, son fosas comunes, no serán particulares, con la asociación ganadera nos hemos puesto de acuerdo para que estas fosas por zonas sean comunes y puedan trasladar su ganado y demostrarlo en estos espacios. Además, la Secretaría de Gobierno ha estado en comunicación ya con todos los carniceros para conocer de la contingencia y que no comercialicen esta carne, hay un operativo permanente de reglamentos así como de seguridad pública para que los animales no sean trasladados a la capital o hacia otro rastro. Vamos a seguir trabajando, creemos que todavía cerca de diez o doce días durará esta situación, los números que se proyectan es que puede llegar a dos mil el número de cabezas de ganado en esta situación".