“Nos hacen faltas políticos ejecutivos de altura, esta ciudad no merece administradores públicos que solamente de dientes para fuera cumplan los compromisos, necesitamos que se ejecute la obra

 

 

 

“La cabeza no está conectada con las manos en el Gobierno del Estado”, señaló Gustavo Gutiérrez de la Torre, presidente de la Federación de Ciclistas Urbanos respecto a lo presentado en el Plan Integral de Movilidad Urbana Sustentable (Pimus) y el anuncio de la administración de Carlos Lozano de la Torre sobre la construcción de seis pasos a desnivel a lo largo de la ciudad capital.

Aunque la ejecución de lo contemplado en el Pimus dista de ser una realidad por lo menos en el corto y mediano plazo, para Gutiérrez de la Torre la propuesta que se hace en el proyecto, que contempla la mejora de la vida urbana tomando como principal eje al peatón y que las personas utilicen con mayor frecuencia el transporte público urbano y la bicicleta, con el objetivo de disminuir los índices de contaminación y embotellamiento; no está conectada con los planes de infraestructura que ha anunciado el Ejecutivo.

“Son proyectos que contravienen en la parte de objetivos de lo que el Gobierno está presentando como plan, se necesita hacer una revisión de cuáles son los proyectos y las políticas que están en el pensamiento del Ejecutivo del Estado y cuáles son lo que los expertos le están sugiriendo, porque se están prácticamente tapando los oídos. De nada servirá la gestión que van a hacer si seguimos con el mismo modelo de construcción de ciudad con la medida del automóvil”.

El Pimus es un proyecto que lleva tres años consolidándose y ha sumado un costo de 29 millones de pesos únicamente para la conformación del proyecto, la ejecución del mismo –que se contempla cueste cerca de dos mil millones de pesos y se dejará como responsabilidad o a consideración de la siguiente administración gubernamental.

“La inversión para este año de seis nuevos pasos a desnivel con 680 millones de pesos no obedece a ningún planteamiento de ciudad y mucho menos al Pimus , esas son las cosas preocupantes, estamos desarrollando infraestructura que puede no servir al Pimus, que es el proyecto al largo plazo. Es un error atender el tema de movilidad con más pasos a desnivel, si nos hacían falta dos mil millones de pesos para ejecutar este plan, ya tenemos 680 menos”.

Para Gutiérrez de la Torre es preocupante que un proyecto que tiene tres años elaborándose, no esté en el mismo canal que la ejecución de infraestructura que realiza el Poder Ejecutivo. Mientras el Pimus no sea una realidad, los planes se quedarán sólo en el discurso y no en hechos.

“Nos hace falta políticos ejecutivos de altura, esta ciudad no merece administradores públicos que solamente de dientes para fuera cumplan los compromisos, necesitamos que se ejecute la obra, se utilicen los presupuestos. Dos mil millones de pesos no nos parecen para nada descabellados conociendo cuánto se ha invertido en infraestructura pública en el último sexenio, nos preocupa que el plan se convierta en letra muerta si no existen políticas públicas que lo instrumenten y que le proporcionen los recursos que se necesitan”.

 

Rocio Villa

Aunque durante la presentación del proyecto se mencionó que se tomaron en cuenta las opiniones de las organizaciones civiles especialistas en el tema, Gutiérrez de la Torre apuntó que la información siempre se mantuvo aislada.

“Lo que nos preocupa es el nivel de secretismo sobre el cual la información se ha desarrollado, nosotros hemos venido trabajando con datos del 2004 cuando ya existían datos más actualizados, afortunadamente tenemos la Encuesta Intercensal del INEGI, que apenas estamos empezando a digerir esos datos, ya tendríamos información a la mano si nos hubieran facilitado y dado la oportunidad de revisar toda la parte al menos de diagnóstico. Es una incomodidad que no haya apertura para este proyecto, que para que funcione tiene que estar ciudadanizado.

Hemos participado en las juntas, hemos estado en los foros, no significa que estemos de acuerdo en todos los puntos, pero también no tenemos la información suficiente para saber si estamos de acuerdo o no; sí hemos dado algunas opiniones pero al final sin conocer las verdaderas entrañas del plan”.

 

 

RV