Parecía que un abuelo que ha peleado contra todo tipo de personajes siempre ha sido invencible. El abuelo Ignacio no siempre lo fue. Descubre su mayor reto y por qué decidió ser luchador profesional.

 

El autor regiomontano estuvo en Aguascalientes para presentar su libro Mi abuelo el luchador en el Centro de Estudios e Investigación Literaria Ciela, del Instituto Cultural de Aguascalientes. El libro, que ganó el premio “Los mejores 2014 para niños y jóvenes” que otorga el Banco del Libro en Venezuela, cuenta con las ilustraciones de Rosana Mesa Zamudio.

 

 

Durante la presentación, el escritor regiomontano compartió las anécdotas de su infancia y las circunstancias que le permitieron escribir el libro. Recordó que de niño escuchaba con atención las diversas historias que su abuelo le contaba. “Yo crecí entre los relatos de mi abuelo y la afición por la lucha libre, así que un día que una amiga me pidió un cuento, me puse a escribir rápidamente esta historia que después tuve la oportunidad de seguir trabajando para verla convertida en un libro-álbum para niños”.

 

Aunque Antonio considera que no es fácil escribir literatura infantil y juvenil cuenta con otras obras como La guarida de las lechuzas, Los cazadores de pájaros y Puppy love. Otras de sus novelas son El cantante de muertos, Todos los días atrás, Sola no puedo, Habitaciones calladas, Dejaré esta calle, Necrologías.

 

Antonio Ramos Revillas ha recibido múltiples premios, entre los que destacan el Premio de Literatura Joven Universitaria y el Premio Nacional de Cuento Salvador Gallardo; a su vez, ha sido becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, también lo fue de la Fundación para las Letras Mexicanas.

 

 IJ